• Lun - Vie 6.30am - 5.00pm Sab 7.00am - 12.00pm

Los mejores suplementos para estimular su sistema inmunológico ahora mismo

guia vitaminas sumplementos sistema inmune

Su sistema inmunitario consiste en una colección compleja de células, procesos y productos químicos que constantemente defiende su cuerpo contra los patógenos invasores, incluidos virus, toxinas y bacterias.

Mantener su sistema inmunológico saludable durante todo el año es clave para prevenir infecciones y enfermedades. Tomar decisiones de estilo de vida saludables al consumir alimentos nutritivos y dormir lo suficiente y hacer ejercicio son las formas más importantes de fortalecer su sistema inmunológico.

Además, la investigación ha demostrado que complementar con ciertas vitaminas, minerales, hierbas y otras sustancias puede mejorar la respuesta inmune y potencialmente proteger contra la enfermedad.

1. Vitamina D

La vitamina D es un nutriente liposoluble esencial para la salud y el funcionamiento de su sistema inmunológico.

La vitamina D aumenta los efectos de los monocitos y macrófagos que combaten los patógenos (glóbulos blancos que son partes importantes de su defensa inmune) y disminuye la inflamación, lo que ayuda a promover la respuesta inmune. (Fuente)

Muchas personas son deficientes en esta importante vitamina, que puede afectar negativamente la función inmune. De hecho, los niveles bajos de vitamina D están asociados con un mayor riesgo de infecciones del tracto respiratorio superior, incluida la gripe y el asma alérgica.

Algunos estudios muestran que suplementar con vitamina D puede mejorar la respuesta inmune. De hecho, investigaciones recientes sugieren que tomar esta vitamina puede proteger contra las infecciones del tracto respiratorio.

2. Zinc

El zinc es un mineral que comúnmente se agrega a los suplementos y otros productos para el cuidado de la salud, como las pastillas, que están destinados a estimular su sistema inmunológico. Esto se debe a que el zinc es esencial para la función del sistema inmunitario.

El zinc es necesario para el desarrollo y la comunicación de las células inmunes y juega un papel importante en la respuesta inflamatoria.

Una deficiencia en este nutriente afecta significativamente la capacidad de su sistema inmunológico para funcionar correctamente, lo que resulta en un mayor riesgo de infección y enfermedad, incluida la neumonía. (Fuente)

La deficiencia de zinc afecta a alrededor de 2 mil millones de personas en todo el mundo y es muy común en adultos mayores. De hecho, hasta el 30% de los adultos mayores se consideran deficientes en este nutriente. (Fuente)

Numerosos estudios revelan que los suplementos de zinc pueden proteger contra infecciones del tracto respiratorio como el resfriado común.

Además, suplementar con zinc puede ser beneficioso para aquellos que ya están enfermos.

En un estudio de 2019 en 64 niños hospitalizados con infecciones agudas del tracto respiratorio inferior (ALRI), tomar 30 mg de zinc por día disminuyó la duración total de la infección y la duración de la hospitalización en un promedio de 2 días, en comparación con un grupo placebo. (Fuente)

El zinc suplementario también puede ayudar a reducir la duración del resfriado común.

Tomar zinc a largo plazo suele ser seguro para adultos sanos, siempre que la dosis diaria esté por debajo del límite superior establecido de 40 mg de zinc elemental.

Las dosis excesivas pueden interferir con la absorción de cobre, lo que podría aumentar su riesgo de infección.

3. Vitamina C

La vitamina C es quizás el suplemento más popular tomado para proteger contra la infección debido a su importante papel en la salud inmunológica.

Esta vitamina apoya la función de varias células inmunes y mejora su capacidad de protección contra la infección. También es necesario para la muerte celular, lo que ayuda a mantener su sistema inmunológico saludable al eliminar las células viejas y reemplazarlas por otras nuevas. (Fuente)

La vitamina C también funciona como un poderoso antioxidante, protegiendo contra el daño inducido por el estrés oxidativo, que ocurre con la acumulación de moléculas reactivas conocidas como radicales libres.

El estrés oxidativo puede afectar negativamente la salud inmunológica y está relacionado con numerosas enfermedades.

Se ha demostrado que suplementar con vitamina C reduce la duración y la gravedad de las infecciones del tracto respiratorio superior, incluido el resfriado común.

4. Saúco 

El saúco negro (Sambucus nigra), que se ha utilizado durante mucho tiempo para tratar infecciones, está siendo investigado por sus efectos sobre la salud inmunológica.

En estudios de probeta, el extracto de saúco demuestra un potente potencial antibacteriano y antiviral contra los patógenos bacterianos responsables de las infecciones del tracto respiratorio superior y las cepas del virus de la influenza. (Fuente)

Además, se ha demostrado que mejora la respuesta del sistema inmunitario y puede ayudar a acortar la duración y la gravedad de los resfriados, así como a reducir los síntomas relacionados con las infecciones virales.

Una revisión de 4 estudios de control aleatorio en 180 personas encontró que los suplementos de saúco redujeron significativamente los síntomas de las vías respiratorias superiores causados ​​por infecciones virales. (Fuente)

Los suplementos de saúco se venden con mayor frecuencia en forma líquida o en cápsulas.

Otros suplementos con potencial inmunoestimulante.

Además de los elementos enumerados anteriormente, muchos suplementos pueden ayudar a mejorar la respuesta inmune:

  • Astrágalo: El astrágalo es una hierba comúnmente utilizada en la medicina tradicional china (MTC). La investigación en animales sugiere que su extracto puede mejorar significativamente las respuestas relacionadas con el sistema inmune. (Fuente)
  • Selenio: El selenio es un mineral esencial para la salud inmunológica. La investigación en animales demuestra que los suplementos de selenio pueden mejorar la defensa antiviral contra las cepas de influenza. (Fuente)
  • Ajo: El ajo tiene poderosas propiedades antiinflamatorias y antivirales. Se ha demostrado que mejora la salud inmunológica al estimular los glóbulos blancos protectores como las células NK y los macrófagos. Sin embargo, la investigación en humanos es limitada. (Fuente)
  • Regaliz: El regaliz contiene muchas sustancias, incluida la glicirricina, que pueden ayudar a proteger contra las infecciones virales. Según la investigación en probeta, la glicirricina exhibe actividad antiviral contra el coronavirus agudo severo relacionado con el síndrome respiratorio agudo (SARS-CoV). (Fuente)
  • Vitaminas del complejo B: Las vitaminas B, incluidas B12 y B6, son importantes para una respuesta inmune saludable. Sin embargo, muchos adultos son deficientes en ellos, lo que puede afectar negativamente la salud inmunológica. (Fuente)
  • Curcumina: La curcumina es el principal compuesto activo en la cúrcuma. Tiene poderosas propiedades antiinflamatorias, y los estudios en animales indican que puede ayudar a mejorar la función inmune. Puede probar con agregar a su dieta un té de curcuma.
  • Equinácea: La equinácea es un género de plantas de la familia de las margaritas. Se ha demostrado que ciertas especies mejoran la salud inmunológica y pueden tener efectos antivirales contra varios virus respiratorios, incluidos el virus sincitial respiratorio y los rinovirus. (Fuente)
  • Propóleos: El propóleos es un material similar a la resina producido por las abejas para su uso como sellador en colmenas. Aunque tiene impresionantes efectos de mejora inmunológica y también puede tener propiedades antivirales, se necesita más investigación en humanos. (Fuente)

Según los resultados de la investigación científica, los suplementos enumerados anteriormente pueden ofrecer propiedades inmunoestimulantes.

Sin embargo, tenga en cuenta que muchos de los posibles efectos de estos suplementos sobre la salud inmunológica no se han probado exhaustivamente en humanos, lo que destaca la necesidad de futuros estudios.

Aclaración

Muchos suplementos en el mercado pueden ayudar a mejorar la salud inmunológica. El zinc, el saúco y las vitaminas C y D son solo algunas de las sustancias que se han investigado por su potencial inmunológico.

Sin embargo, aunque estos suplementos pueden ofrecer un pequeño beneficio para la salud inmunológica, no deben ni pueden usarse como un reemplazo para un estilo de vida saludable.

Mantener una dieta equilibrada, dormir lo suficiente, realizar actividad física regularmente y no fumar son algunas de las formas más importantes para ayudar a mantener su sistema inmunológico saludable y reducir sus posibilidades de infección y enfermedad.

Si decide que desea probar un suplemento, hable primero con su proveedor de atención médica, ya que algunos suplementos pueden interactuar con ciertos medicamentos o son inapropiados para algunas personas.

Visite nuestra Farmacia Online para conseguir algunos de estos suplementos.

Escribanos por WhatsApp