medidaportadasauna

¿Sauna infrarrojo vs Sauna tradicional?

Los finlandeses fueron quienes hicieron popular el uso del sauna. De hecho la palabra original es de origen finés. Lo usaban en sus antiguas ceremonias religiosas para la limpieza mental, espiritual y física. Siguieron haciendo uso del sauna  cuando migraron entre los 5000 a los 3000  años antes de la era cristiana, desde el Noroeste del Tíbet hasta su lugar  actual, Finlandia. (Dicen que en Finlandia hay más saunas que carros…).

Los nativos americanos usaban  “carpas de calor” para sudar y purificarse, y conocían desde mucho tiempo atrás los beneficios de sudar. Estos “baños” portátiles eran similares a los usados por las tribus nómadas de las estepas rusas.

El sauna comenzó a conocerse mundialmente cuando los atletas finlandeses construyeron uno durante las olimpiadas de Berlín de 1936. Los atletas finlandeses tomaban un sauna antes y después de competir. Es el caso del gran atleta finlandés Paavo Nurmi quien ganó nueve medallas de oro en tres olimpiadas. Esto generó gran curiosidad alrededor del famosa sauna finlandés. De ahí en adelante se empezó a usar en muchos países y con múltiples indicaciones.

Científicos japoneses fueron quienes inventaron y patentaron el calentador de rayos infrarrojos y fueron los únicos en usarlo por 14 años, hasta que en 1979 fue liberado para el uso público.

 

Los rayos Infrarrojos fueron descubiertos en 1800 por el  astrónomo inglés, sir William Herschel. El demostró por primera vez que el calor puede transmitirse a través de  una forma invisible de luz, lo que hoy en día se conoce como radiación infrarroja. Los rayos infrarrojos en la actualidad tienen múltiples usos en el área médica y terapéutica, siendo el sauna infrarrojo una de las herramientas para mejorar la salud humana.

El calor generado por las piedras  del sauna tradicional y el calor generado por las radiaciones Infrarrojas, es lo que hace la diferencia entre los dos tipos de saunas:

El calor se los saunas finlandeses se obtiene al calentar piedras no arsénicas mediante el uso de resistencias eléctricas que logran poner las piedras al rojo vivo y estas a su vez generan un calor seco entre 60 a 80 grados Centígrados.

El calor generado por el sauna Infrarrojo a través de una fibra de cerámica especial, penetra el cuerpo humano varios milímetros. El calor que se percibe es similar al de los saunas tradicionales, pero potencia sus beneficios, ya que el calor penetra más profundo en los tejidos, se suda más y se queman hasta 700 calorías  por sesión de   30-40 minutos.

Desintoxicarse!

En un escrito anterior mencionamos  la importancia de medir los tóxicos con el Oligoscan , ya que múltiples estudios encontraron alrededor de 250 tóxicos en la orina y la sangre de los participantes.  Constantemente estamos expuestos  a más de 70.000 químicos usados en el mundo industrializado. Estas toxinas están por todas partes, desde los alimentos que ingerimos hasta las amalgamas dentales, los computadores , los plásticos, la contaminación ambiental. Es difícil evitarlos.

Cuando estos químicos se acumulan por encima de los niveles normales y el mecanismo natural de desintoxicación del cuerpo ya no alcanza a sacarlos,  se puede sufrir fatiga,  dolores musculares, depresión, dolores en los músculos y articulaciones. También se pueden desarrollar enfermedades cardiovasculares, cáncer, alzhéimer o Parkinson.

No fuimos diseñados para vivir en este caldo tóxico. Por eso es fundamental desintoxicarse.

Los saunas Infrarrojos son más eficientes desintoxicando que los saunas tradicionales. Un  estudio mostró que  el sudor en un sauna tradicional estaba compuesto por  97% de  agua y que el sudor producido en un sauna IR , el  agua era  el 80 %  , y el 20% restante de metales pesados (plomo, cadmio, nickel ) ácido sulfúrico, sodio, amonio, ácido úrico y toxinas solubles en grasa, nicotina, alcohol.

Deshacerse de las toxinas regula también los desbalances metabólicos que ocasionan una mala digestión y una ganancia de peso. Ya que la grasa humana empieza a licuarse alrededor de los 43 Centígrados, la grasa subcutánea se puede liberar con el sudor. Se suda hasta medio litro de líquido, el cual se repone al beber agua durante y después del sauna.

 Estudios médicos indican que el uso del Sauna Infrarrojo causa un entrenamiento cardiáco.El cuerpo trata de bajar la temperatura y lo hace aumentando la frecuencia cardiaca. Si esto no es suficiente, el cuerpo usa otro mecanismo: sudar. El sauna genera vasodilatación, favoreciendo la circulación sanguínea. Con el aumento de la circulación se producen endorfinas que alivian el dolor y las molestias articulares en pacientes con artritis reumatoidea y se logra una mejor respiración ya que se despejan las vías respiratorias al hacer más fluida la mucosidad.

El sauna Infrarrojo sirve para mejorar distintas condiciones de la piel como el acné : el sebo bloqueado en los poros se licua, y las células muertas y otras  impurezas son  eliminadas a través del sudor.

Una sesión de sauna Infrarrojo a temperaturas entre 36  a  40 Centígrados  brinda mejores resultados que sesiones donde la temperatura está alrededor de los 80 Centígrados  (como en el sauna tradicional ) ,  debido a que se puede permanecer por un  periodo de tiempo  más largo (30- 40 minutos) y por lo tanto se suda más.

Los rayos Infrarrojos se pueden obtener sólo con sentarse al sol, pero al mismo tiempo se está expuesto a los  rayos Ultra Violeta.

Es por eso que la tecnología de infrarrojo es excepcional: potencia el poder curativo del sol, sin los efectos nocivos de los rayos UV. La terapia con rayos IR es muy segura. Es el mismo calor que se usa en las unidades de bebés prematuros.

Si no se tiene acceso a un sauna Infrarrojo, los saunas tradicionales siguen siendo de todas maneras una excelente opción para su salud y bienestar.

843

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.